Aviso a mis lectores

Este blog se inició por el placer que me da cocinar. No persigue ningún fin económico.

martes, 3 de enero de 2017

Torta Galesa

Torta Galesa 




Historia 

En 1863 el Presidente Mitre organizaba la República Argentina. El entonces Ministro del Interior era Don Guillermo Rawson.  Él le trajo una propuesta del gobierno de Gales a través de los señores Lewis Jones y John Parry "Conde de Madryn" para permitir el asentamiento (al sur del río Negro) de una colonia Galesa.  Ellos querían huir del acoso inglés, trabajar y mantener su cultura y su religión. 

El gobierno argentino, a su vez, quería poblar y defender un territorio extenso poblado por indígenas y amenazado por invasores extranjeros.

Hubo acuerdo y esta comunidad llegó a las costas del actual Puerto Madryn el 28 de Julio de 1865 a bordo del barco Mimosa. 

Eran 153 hombres y mujeres a los que nada les fue fácil.   Las  materias primas que llegaban a Chubut provenientes de Buenos Aires, eran escasas. Entre otras cosas a esta comunidad en esos años les faltaba el agua dulce y los alimentos. 

Los hombres recorrían las tierras buscando un lugar con agua que pudieran consumir y protegido de los vientos y de posibles ataques de indígenas. Las mujeres se proponían con los poco que tenían elaborar productos de larga durabilidad pero que les recordara su tradición. Uno de los dulces de su tierra era lo que ellos denominaban "torta de bodas", la cual adaptaron.  El resultado fue una torta que tenía esas dos propiedades fundamentales: un alto valor calórico y una larga durabilidad.  La torta que funcionó y fue un lujo. 

Se la conoce como Torta Galesa, pero es una torta galesa adaptada a la Argentina.  Está hecha para durar, sin leche ni huevos, con mucho licor y mucho azúcar. Dicen que debería llamarse “Torta patagónica”.  Los colonos, comenzaron a utilizarla como torta de bodas. 

Había una tradición ligada a la torta negra galesa en Chubut, la seguían las parejas de novios de la región: el último piso (la parte inferior) se retiraba y se guardaba envuelto en un papel, en una lata bien cerrada.  El día de la fiesta se comía el resto. La pareja comía un trozo al cumplirse cada mes de la fecha de la boda, durante todo el primer año, como un símbolo de la superación de las dificultades que vayan apareciendo.  Y cada año para el aniversario, los novios compartían una porción de esa torta. 

Esta torta negra ideada en esos años se sigue consumiendo en la actualidad, se convirtió en un producto típico y clásico de la Patagonia.

Lady Di fue llevada y la consumió en una de las típicas casas de té que tiene la comunidad galesa en esa provincia.  

Se dice que uno de los primeros colonos en hacer la receta fue John Jones, apodado Mountain Ash, por el lugar de Gales de donde provenía. John mantuvo su receta como secreto familiar, pasándola de generación en generación. Probablemente hayan sido un grupo de familias las que empezaron a hacerla mezclando los ingredientes que tenían a mano: harina, azúcar negra, nueces, frutas que habían sido azucaradas para conservarlas, miel, y otros. 

Ahora se continúa la tradición, conservando porciones de torta galesa en papel manteca o de aluminio y colocándolas en algún recipiente hermético, lo que asegura tres o más años de conservación. 

No hay una receta original, cada familia tenía la suya con "sus" ingredientes secretos.

La verdadera torta galesa dicen los que saben, lleva cuatro días (45 horas de trabajo) de preparación, macerando las frutas y las especias en licores y en toneles de roble francés. 

Lo importante es que no lleve leche ni huevos, sino, no es la receta que se conserva inalterable con el correr del tiempo.  Luego guárdela cuando se haya enfriado, sin el baño de azúcar ni las cerezas, envuelta en papel film y luego papel de aluminio, dentro de un recipiente con buen cierre y fuera de la heladera.

La torta aumenta su sabor con el paso del tiempo. La experiencia indica que es más sabroso si se la deja orear dos días.

Recomiendan acompañarla con un té de rosa mosqueta, un cosecha tardía, con un malbec dulce  o un espumante. 

Diferentes versiones. 



Receta sin huevo para preservar la durabilidad


Ingredientes 

100 CC de miel líquida
220 gramos de manteca
600 gramos de harina leudante
100 gramos de harina de almendras
100 gramos de azúcar negra
100 gramos de azúcar rubia
200 gramos de azúcar blanca
300 gramos de azúcar glass
100 CC de agua mineral
200 gramos de MI MASA DE TRUFAS (o en su defecto de higos turcos o ciruelas desecadas)
100 gramos de pasas de uva negras sin semilla
100 gramos de pasas de uva rubias sin semilla
100 gramos de nueces
100 gramos de cáscara de naranjas abrillantada
100 CC de licor seco o coñac
1 cucharada de polvo de hornear
1 cucharadita de bicarbonato de sodio
5 trozos chicos de canela en rama
3 Anís estrella
5 Clavos de olor
1 Nuez moscada
1 molde circular no muy alto, de ser posible de silicona, o 10 moldes de papel de mini-pandulces.
Granas plateadas y cerezas al marrasquino para decorar.



Instrucciones 

Picar las cáscaras de naranja bien chico.
Picar las nueces
Tamizar el harina con el polvo de hornear y el bicarbonato de sodio.
Preparar la masa de trufas (o descongelarla como yo) y picarla en cuadraditos, luego bañarlos con la harina de almendras(o en su defecto picar 200 gramos de higos turcos o ciruelas desecadas y bañarlos con la harina de almendras).
Poner al fuego en una cacerolita, el agua con las estrellas de anís, los trozos de canela en rama, los clavos de olor, la MASA DE TRUFAS (o los higos o ciruelas desecados)las naranjitas cortadas y las azúcares rubia y blanca, hasta que todo hierva. Luego de que hirvió unos minutos, apagar el fuego y agregarle la manteca cortada en trozos, hasta que se derrita por completo. En ese momento agregarle los 50 gramos de azúcar negra y revolver bien. Retirar las estrellas de anís y los trozos de canela.
Agregar a la harina bastante ralladura de nuez moscada y revolver.
Agregar el licor seco
Agregar la salsa de manteca, azúcar y pasas
Agregar las nueces y revolver mucho con cuchara de madera
En ese momento agregar el vaso de miel y volver a revolver muy bien
Enmantecar y enharinar un molde no muy alto o 10 moldes de papel chiquitos. (yo hice un molde mediano y 6 mini moldes) - No llenar los moldes hasta arriba, cuanto menos altos mas rápido se cocinarán.
Llevar a horno mínimo durante aproximadamente 1 hora y 40 minutos el molde grande, o 1 hora los mini-galeses.
Desmoldar y dejar enfriar sobre una rejilla de alambre con cuidado, es una torta relativamente frágil porque no tiene leche ni huevos.

Acabado de la torta:


Una vez fría la torta, hervir 200 CC de agua. Colocar en un recipiente el azúcar glass y agregarle de a poco el agua caliente, no necesariamente toda, revolviendo con una cuchara en círculos, hasta ver que se hizo una crema blanda y fluida. Colocar granas plateadas y cerezas al marrasquino. Si la va a guardar, no le coloque los baños ni decoraciones. Yo sólo la espolvoreé con azúcar impalpable y le coloqué cerezas.

CONDICIONES DE CONSERVACIÓN 

Dado que el producto es totalmente natural

 -Conservarla en un recipiente herméticamente cerrado (tupper), en lugar fresco, oscuro y seco, para evitar que el contacto del producto con el aire, produzca sequedad en el mismo.
-Evitar que el producto este al alcance del sol o calor. 
- Mantener en lugar seco, oscuro y fresco. 
-No conservar en heladera, el frío seca al producto perdiendo sabor. 

Luego de abierto el envase de la torta: 
-No la corte como una torta tradicional, córtela en fetas de no más de 1,5 cm. de espesor de esta forma evitará que se rompa el centro. 
-Déjela oxigenar unos minutos antes de consumirla. 






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Birthday Cupcake